Las alianzas de boda. Claves para una elección acertada.

alianzas de boda

Elegir las alianzas de boda puede parecer un trámite sencillo, pero es una cuestión a la que hemos de dedicar especial atención. No en vano, se trata de unas joyas que han de acompañarnos de por vida, por tanto, deben ser duraderas, y por supuesto, acordes a nuestros gustos (y a nuestras manos…)

Antes de decidiros, hay algunos puntos que es recomendable tengáis en cuenta:

- Definid el estilo. Hojead catálogos, mirad en Internet… Debéis tener claro cuál es el más acorde para vosotros, vuestros gustos y preferencias: si queréis una versión clásica o más original, que haga o no juego con el anillo de compromiso… Si vuestros gustos son diferentes, podéis decantaros por modelos distintos, pero haced coincidir el grabado.

 

alianzas de boda

 

- Tamaño y forma. Puede que os gusten los anillos anchos, pero si tus dedos no son muy largos deberías evitar esta opción. Un anillo pequeño, se pierde en una mano grande. Nuestra recomendación es que os probéis distintos modelos antes de tomar la decisión. Como en todo, es importante saber “lo que nos sienta bien”.

Un pequeño consejo: probaos las alianzas en un día templado, el calor puede hacer que los dedos estén hinchados y escojamos unas alianzas de una talla mayor a la que necesitamos.

- El material. Lo más común es el oro, pero hay quien se decide por la plata, el platino o incluso titanio. El platino es más duradero, pero muy pesado, y el titanio es el material más caro. Lo más recomendable y habitual es el oro, en sus distintas versiones, blanco, amarillo e incluso rosa. Preferible evitar el oro de 24 quilates, ya que se trata de un metal muy maleable. A mayor pureza, mayores posibilidades de deformación.

- En algunas ocasiones, gusta incluir diamantes en la alianza. Si es vuestro caso, debéis tener en cuenta las cuatro variables que determinan el valor y la calidad de esta gema: color, corte, claridad y carat (peso en quilates).

 

alianzas de boda

 

Siguiendo estas sencillas pautas, ¡la elección será un éxito! Una curiosidad, ¿sabéis por qué llevamos la alianza en el dedo anular? La leyenda dice que de ahí parte la “vena amoris”, conectada directamente con el corazón.