El sencillo encanto de las bodas de invierno

bodas de invierno

Si bien es cierto que el período clásico para celebrar bodas es el comprendido entre mayo y septiembre, cada vez hay más parejas que escogen otoño o invierno para la suya. El encanto que ofrece esta época es innegable y las oportunidades que puedes encontrar son múltiples e interesantes.

 

Elegir los lugares donde casarte y el espacio para la celebración es sencillo, la disponibilidad es amplia debido a la menor demanda, y es probable que encuentres atractivas promociones.

 

La moda nupcial da cada vez mayor protagonismo a las creaciones invernales. Una pasarela referente a nivel mundial, La New York Bridal Week cuenta desde hace años con una edición en la que se presentan exclusivamente modelos para la temporada otoño-invierno. A la elegancia de los vestidos de manga larga, se añade la gran variedad de complementos que puedes escoger: estolas, zapatos abotinados, abrigos y chaquetas, guantes, capas o sombreros… Dispones de un abanico de posibilidades infinito y elegantísimo.

 

bodas de invierno

 

En cuanto a la decoración, decantarse por la gama de rojizos, anaranjados y dorados, para una atmósfera otoñal, utilizando ramas, hojas secas o piñas, es un acierto asegurado. Blancos y plateados, serán perfectos si lo que buscamos es un ambiente invernal, valiéndonos de flores de color blanco y complementos de metal. Ambas opciones están llenas de glamour y elegancia, pero no debemos olvidarnos de que la luz es menor en esta época del año y compensarlo incluyendo en nuestra decoración velas, lamparillas y candiles.

 

Y aunque la luz nos acompaña menos horas es, sin duda, la más cálida y especial. Conseguiréis que vuestro reportaje fotográfico sea espectacular y único.

 

Está claro que las bodas también son para el invierno… ¿Te animas?